Inicio      Pecado y Salvación




 

PECADO Y SALVACIÓN

 

1 Jn 1,8-9 “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no hay verdad en nosotros; pero si confesamos nuestros pecados, podemos confiar en que Dios, que es justo, nos perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad”

Vivimos en una cultura en la que el concepto de pecado se ha disipado, no tenemos conciencia de pecado, todo nos parece normal. En las noticias hay asesinatos, violaciones, suicidio, el divorcio es algo diario, nos casamos ya con la idea si no sale bien nos divorciamos.

Estamos influenciados por el marketing, por Holywood, que nos venden un estilo de vida con valores que están en contra de la voluntad de Dios.

Y precisamente eso es pecado.

1. ¿Qué es el Pecado?

 

Pecado es la desobediencia a la voluntad de Dios, es rebeldía contra Dios, es seguir nuestro camino en vez de seguir el camino de Dios.

1 Jn 3,4 No se puede pecar sin quebrantar la Ley; todo pecado es rebeldía  (latinoamericana)

 

El pecado es algo terrible para nuestras vidas, dice las escrituras que la paga del pecado es la muerte Rom 6,23

No se está hablando solo de la muerte física, por que nosotros no nos quedamos solo en la muerte física, al hablar de muerte se está hablando de la pérdida de la vida eterna.

Porque hermano, nuestra alma es eterna, somos hechos a imagen de Dios que es eterno, entonces nuestra alma está destinada o a la (vida eterna o suplicio eterno) eterna dicha o a la eterna condenación Mt 25,46. Entonces hermanos…será mejor que nos aseguremos de un buen lugar donde pasar la eternidad.

La paga del pecado es la muerte, no solo la muerte eterna, sino que es  la muerte en vida.

Si, el pecado terrible porque nos aleja de Dios, al alejarnos de Dios, estamos muertos en vida, nos aleja de la fuente de vida, felicidad y paz que es Dios.

El pecado es lo único que nos aleja de Dios, es por eso que no somos felices por que fuimos hechos por Dios y para Dios, somos hechos para alabanza de su gloria.

Imagínense hermanos el pecado nos aleja de Dios que es la fuente de la felicidad verdadera. Nosotros andamos buscando felicidad donde no la hay, tratando de llenar un vacío que solo Dios lo puede llenar.

 

1 Jn 1,8-9 “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no hay verdad en nosotros;

Nosotros pensamos que no tenemos pecado, que como todo mundo lo hace está en nuestra mente.

Yo no mato, no robo, soy bueno (como el fariseo, el pasaje, el ayunaba, rezaba rosarios)

Eso es lo que nos ha vendido la sociedad moderna, todo nos parece normal, que si no me entiendo con mi esposa…divorciémonos…cuando el Señor dice: lo que Dios a unido que no lo separe el hombre. Hermanos, no nos dejemos convencer por las ideas del mundo, ¡Cuíde lo entra en su mente!. Estamos bombardeados por ideas que están contrarias a la voluntad de Dios. Dios sabe lo que es bueno para nosotros….por eso el nos da las indicaciones, nos da mandatos que debemos de cumplir,,,,para nuestro bien.

Otros dicen que si soy hombre y quiero estar con otro hombre eso está bien porque amar no es pecado, imagínense hermanos y nosotros nos creemos esa mentira del diablo, cuando dice la Palabra: varón y mujer los creó. Con todo respeto a los hermanos que pasan por ese problema pero no se preocupen que Dios levanta a ese hermano que piensa así y lo, limpia de todo pecado y lo hace una criatura nueva, por que Dios odia el pecado, pero ama al pecador.

Y por eso por seguir las ideas de este mundo no somos felices…Por que dice las escrituras que todo podemos hacer pero no todo conviene.

 

Lo cierto es que todos somos pecadores

 

2. Todos somos pecadores

1 Jn 1,8-9 “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no hay verdad en nosotros

Rom 3,23 Todos han pecado y están lejos de la presencia gloriosa de Dios.

 

Solo Dios es bueno…dice las escrituras

Mc 10,18 Jesús le dijo: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno, sino sólo Dios. (Lc 18,19)

 

3. Esclavos del pecado

 

Rom 6,16 Ustedes saben muy bien que si se entregan como esclavos a un amo para obedecerlo, entonces son esclavos de ese amo a quien obedecen. Y esto es así, tanto si obedecen el pecado, lo cual lleva a la muerte, como si obedecen a Dios para vivir en la justicia.

 

Hermano ¿a quien obedeces tu….tal vez a la lujuria que te tiene atado…tal vez a las drogas que te están matando..tal vez obedeces a la mentira….a la ira..la ira controla tu vida…le gritas a tus hijos, a tu esposa, esposo, a tus empleados…obedeces a los chismes…Quien es tu amo….a que pecado estás esclavizado…al alcohol.. a la avaricia.?

 

Muchos pensamos somos libres…pero en realidad algunos no lo somos.

 

1 Co 6,12 Se dice. Yo soy libre de hacer lo que quiera. Es cierto, pero no todo conviene. Sí, yo soy libre de hacer lo que quiera, pero no debo dejar que nada me domine. (Todo me está permitido, pero no me haré esclavo de nada).

 

Jn 8,34 Les aseguro que todos los que pecan son esclavos del pecado.

 

Hermanos el pecado nos esclaviza. No debemos hacernos esclavos del pecado.

 

 Jn 8,32 conocerán la verdad y la verdad los hará libres.

 

 

Por qué pecamos?..por nuestra naturaleza débil.

 

4.  Naturaleza débil

Somos débiles

Rom 7,18 ..en mi naturaleza débil, no reside el bien; pues aunque tengo el deseo de hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo.

Rom 7,19 no hago lo bueno que quiero hacer, sino lo malo que no quiero hacer.

 

¿Cuántos de nosotros hemos estado en esa situación? decimos ya no voy a enojarme más…no voy a gritar…no y volvemos a hacerlo. Y alguna dirá hoy si no voy a tomar más…y  termina en una borrachera…otro dice ya no voy a ver a mi amante y termina de nuevo en lo mismo.

 

Somos débiles hermanos…por eso no de pie al pecado….aléjese de las ocasiones de pecado…si le gusta su secretaria…no se quede a solas con ella. Ore para no caer en tentación dice el Señor en su palabra. Hay que diferenciar las tentaciones del pecado (una cosa es ceder a las tentaciones, permitir esos malos pensamientos)

Rom 7,24 ¡Desdichado de mi! ¿Quién me librará del poder de la muerte que está en mi cuerpo?. 25 Solamente Dios.

 

Algunos dirán pero este panorama no me gusta, está feo….que mi naturaleza es pecadora, que soy esclavo del pecado y por el pecado viene la muerte eterna, la eterna condenación…entonces que haré pues para salvarme?

 

Ah hermano pero hay una buena noticia, la BUENA NOTICIA es que Jesucristo nos libró de nuestros pecados, el dio su vida para salvarnos de nuestros pecados, el pagó por nuestros pecados y nos hizo libres.

 

Ahora vamos a ver como hizo Jesús esa redención

 

5. Salvación

Salvación quiere decir ser rescatado del pecado y reconciliado con Dios.

 

1 Jn 2,2 Jesucristo se ofreció en sacrificio para que nuestros pecados sean perdonados; y no solo los nuestros, sino los de todo el mundo

 

Solo el sacrificio de Jesús es lo único que nos pudo salvar, rescatar del pecado y de la muerte. Y reconciliarnos con Dios.

Para salvarnos se necesitaba de un sacrificio del Cordero de Dios sin mancha ni pecado…Jesús.

 

En la antigüedad el pueblo de Dios ofrecía sacrificios de animales por los pecados, ofrecía corderos sin defecto, sin mancha.

Pero estos sacrificios eran una SOMBRA, una FIGURA del verdadero sacrificio de Jesús. Los sacrificios de animales nunca pueden quitar los pecados.

El sacrificio de Jesús es lo único que pudo rescatarnos y liberarnos del pecado, reconciliarnos con Dios y llevarnos a la vida eterna.

Por que el es el Cordero de Dios sin mancha, es el único hombre que no pecó, el único.

 

Heb 9,12 Cristo ha entrado en el santuario, ya no para ofrecer la sangre de chivos y becerros, sino su propia sangre; ha entrado una sola vez y para siempre, y ha obtenido para nosotros la liberación eterna.

Tanto nos ama Jesús que dio su vida por nosotros.

El se ofreció su propia sangre. Por la sangre derramada por Jesús somos limpios de  todo pecado

 

Heb 9,22 Según la Ley, casi todo tiene que ser purificado con sangre; y no hay perdón de pecados si no hay derramamiento de sangre.

 

Jn 10,18 nadie me quita la vida, sino que yo la doy por mi propia voluntad.

 

Cristo tomo nuestro lugar en la cruz

 

Rom 5,7 No es fácil se deje matar en lugar de otra persona. Ni …justa..buena…talvez una madre lo haría por un hijo aunque sea malo….A si mismo Jesús se puso en lugar nuestro y dio su vida por nosotros, para liberarnos del pecado.

 

Marcos 2,17 Jesús los oyó, y les dijo: Los que están sanos no necesitan de médico, sino los enfermos. Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.

 

 

¿Cuánto nos cuesta a nosotros recibir esa salvación que realizó Jesús?

Pues nada….es gratuita…es un don de Dios.. es un regalo.

Dios es grande y misericordioso y nos ha dado la salvación gratuitamente. Solo tenemos que creer que Jesucristo murió por nuestros pecados. La salvación es por fe

 

SOLO TIENES QUE CREER

 

Ef 2,8 han recibido ustedes la salvación por medio de la fe. No es algo que ustedes mismos hayan conseguido, sino que es un don de Dios

Nuestra fe es valiosísima, por medio de la fe en Jesucristo recibimos la salvación.

Vemos la enorme importancia de la fe, la fe en Jesucristo nos da salvación, cielo, vida eterna, perdón de nuestros pecados

 

Nosotros no hubiéramos podido pagar por nuestros pecados, pero Dios en su gracia…escribe: “pagado por completo por Jesucristo.

Hech 16,31 Cree en el señor Jesucristo y obtendrás la salvación tu y tu familia.

 

La redención por tus pecados y los míos está completa. Cristo triunfó. No hay nada más que hacer. El precio por el rescate del pecado ha sido pagado por completo.

Jesús nos ha hecho libres, rompió las cadenas del pecado. El nos dio la victoria sobre el pecado y la muerte en la cruz del calvario.

 

Somos más que vencedores…..no es que ganamos con un gol….sino que ganamos con goleada…eso es más que vencedor.

 

Jesús nos dio la victoria sobre el pecado y la muerte, somos libres

 

El Señor dice aunque tus pecados sean como el rojo más vivo, yo los dejaré blancos como la nieve. Is 1,18

Heb 10,17 y no me acordaré más de sus pecados y de sus maldades

Heb 8,12 Yo perdonaré sus maldades y no volveré a acordarme de sus pecados.

Solo tienes que creer. La salvación es por fe.

 

Como el señor conoce nuestra naturaleza débil instituyó el hermoso sacramento de la confesión en Jn 20,22. No desaprovechemos esta gracia de Dios.

 

Entonces hermano

Jesucristo es El Salvador…ahora tienes que hacer tuya esa salvación y aceptarlo como tu Salvador personal.

Reconoce que Jesús murió por tus pecados para que seas libre, tengas vida y vida en abundancia, plenitud de vida, vida eterna.

 

 

 

Hna. Cecilia de Morales

 

El Poder de tus Palabras
 







Heredereos del Cielo
Derechos Reservados 2010 ®